Cualidades de la salsa de soya de elaboración tradicional Kikkoman

El secreto del sabor de la salsa de soya Kikkoman se encuentra en los ingredientes cuidadosamente seleccionados, los casi 300 diferentes aromas que la componen, la equilibrada mezcla de los cinco sabores básicos.

La gran mayoría de la gente de todo el mundo sabe que la salsa de soya Kikkoman realza no solo los platos asiáticos sino también los occidentales. Es por esto que la salsa de soya Kikkoman hoy en día es consumida en mas de 100 países y es conocida como condimento para todo propósito.

Aquí les explicaremos sobre este secreto de la salsa de soya Kikkoman.

 

De un bello color rojizo con transparencia característico de la salsa de soya

El perfecto color único de la salsa de soya es el resultado de la ‘reacción del Maillard’ que comienza a los 2 o 3 meses después de comenzar la fermentación. Se llama ‘reacción de Maillard’ a la combinación de glucosa y otros azúcares con aminiácidos, que producen pigmentos marrones llamados melanoidina. Esto es lo que le da ese hermoso color a la salsa de soya.

Por otro lado, la salsa de soya cuando entra en contacto con el aire se oxida y su color se va oscureciendo. Manteniendo las temperaturas bajas se inhibe este deterioro del color, por lo que recomendamos almacenarlo en refrigerador una vez abierta la botella.

 

Combinación armoniosa de los cinco sabores básicos

La salsa de soya en Japón es apreciada desde la antiguedad siendo un condimento indispensable para la cocina japonesa.
Hay una razón para que este condimento sea utilizado en todo el mundo.
La salsa de soya Kikkoman posee una combinación armoniosa de los cinco sabores básicos: dulce, agrio, salado, amargo y el umami. Este equilibrio de los 5 sabores es lo que le da ese gusto tan delicioso.

 

Umami

 

La salsa de soya es especialmente rica en componentes de umami naturalmente producidos generados durante el proceso de fermentación. Cuando las proteínas de la soya y el trigo se disuelven por el levadura aspergillus producen cerca de 20 diversos aminoácidos que vienen a ser los componentes del umami.

Componentes aromáticos mezclados complejamente

Por ser fermentada por varios meses, la salsa de soya Kikkoman la compone más de 300 clases de aromas. Tanto de flores y frutas como del whisky y del café. Todos estos componentes aromáticos se encuentran en cantidades muy pequeñas, no se puede identificar ninguno en especial, es decir la mezcla de estos 300 componentes es lo que crea este aroma tan excepcional y distintivo de la salsa de soya.

Además, al ser calentada la salsa de soya obtiene un aroma que estimula el apetito, este es el aroma que la ha hecho un condimento apreciado por todo el mundo.