Historia de la salsa de soya

La salsa de soya hoy en día es apreciada y disfrutada en el mundo entero.
Aquí les proporcionamos informaciones sobre la historia de este maravilloso condimento denominado salsa de soya y sobre la historia de Salsa de Soya Kikkoman.

Tanto en el oriente como en el occidente, el ser humano ha buscado por siglos formas para conservar mejor los alimentos. Y así experimentando ha descubierto que por medio de la conservación con sales no solo se ha logrado su preservación sino también se ha obtenido mejoría en los sabores producidos por los componentes de umami (se denomina umami a uno de los cinco sentidos de sabores básicos; se explica en “Sabor y umami”), estos producidos por microorganísmos que actúan sobre la proteína.

En la antigua China a este tipo alimentos preservados o condimentos se los denominaba ‘Jiang’. Con el tiempo pasando por diferentes procesos, se piensa que este ‘Jiang’ dio origen a la salsa de soya. El ‘Jiang’ utiliza como materia prima carnes, mariscos, verduras, cereales, y otros productos, pero especialmente los cereales por su fácil disponibilidad y manejabilidad. Y dentro de estos la soya y el trigo fueron los productos que más se utilizaron para el el cual fué trasmitido y evolucionado en los países vecinos de China. Este es el condimento que se cree fué el origen de lo que hoy en día se lo conoce como salsa de soya.

El ‘Jiang’ que fué introducido a Japón desarrollo su propia evolución. A mediados del siglo XVII tomó la forma de elaboración semejante a la de hoy en día y desde entonces se fué expandiendo por todo el país.

Entre los mediados del siglo XVII a mediados del siglo XVIII, la prosperidad de la producción de la salsa de soya se llevó a cabo principalmente entre las familias de Mogi y de Takanashi situados en la ciudad de Noda, prefectura de Chiba.

Esto se debio a que en sus alrededores se encontraban los llanos de Kanto, centro de cultivos de soya y trigo, y muy cerca se encontraba la ciudad de Edo (hoy en día Tokio) dónde era fácil asegurar mano de obra necesaria por el alto creciemiento de la población. Por otro lado les era ventajoso utilizar barcos como medio de transporte de las materias primas y los productos por encontrarse ubicado en los canales de los ríos Tone y Edo, con el cual estaban conectados fácilmente con el gran mercado que representaba Edo.

 

Basándonos en documentos históricos, 19 productores fundaron un sindicato en la ciudad de Noda y enviaban la salsa de soya especialmente a Edo. Y a mediados del siglo XIX se convirtió en el mayor productor de salsa de soya en la región de Kanto.

 

En 1917 las familias Mogi, Takanashi y Horikiri se unieron y fundaron Noda Shoyu Co., Ltd. Este, en el año 1964 cambio su nombre empresarial a Kikkoman Shoyu Co., Ltd., más tarde, en 1980 cambiaron su nombre comercial a Corporación Kikkoman, el cual es su nombre actual.

Aquí, nos expresaremos con respecto a la extensión mundial de la Salsa de Soya Kikkoman.

A partir de los mediados del siglo XVII se comenzó a exportar la salsa de soya al extranjero. De la misma manera la Salsa de Soya Kikkoman comenzó sus exportaciones a mediados del siglo XIX pero fué después de la Segunda Guerra Mundial que amplió su venta al exterior.

 

Después de la guerra, las fuerzas de ocupación, periodistas y otros extranjeros comenzaron a residir en Japón. Viendo que ellos se iban familiarizando con la comida japonesa y al uso de la salsa de soya, Kikkoman vió seguridad en la posibilidad de extensión del mercado al extranjero.

 
 

Y en 1957 Kikkoman abrió su primera sede extranjera de ventas en San Francisco. Para cubrir la demanda constante cada vez mayor, en 1972 construyó su primera fábrica productora del extranjero. Continuando su éxito en el mercado de los E.E.U.U. Kikkoman comenzo a expandir sus redes de producción y ventas por todo el mundo. En la actualidad, poseé 3 instalaciones de producción de salsa de soya en Japón y 7 en el exterior, teniendo un mercado extendido por el mundo entero.
Hacer de la salsa de soya elaborada con fermentación natural un condimento de uso común y mundial es nuestro sueño, diríamos nuestra misión.